Palacio de Carlos V, Granada.

El Palacio de Carlos V de Granada, España es una construcción renacentista situada en la colina de la Alhambra. Desde 1958, es sede del Museo de Bellas Artes de Granada.

Las soluciones adoptadas no demandan equipos muy voluminosos ni importantes secciones de conductos, anteponiendo a cualquier propuesta el respeto máximo hacia el palacio.

Sobre el falso techo se instala un complejo sistema de iluminación graduable con proyectores sobre carril, y un sistema de acondicionamiento de aire con control de humedad, mediante elementos de tipo fancoil de manera que en vez de manejar conductos de aire, siempre de grandes dimensiones, se manejan pequeñas tuberías de fluído que discurren de sala a sala aprovechando los mechinales existentes.

El diseño es claro, fácilmente fraccionable y cómo de mantener. Se contempló, además, la previsión de los espacios para poder alojar en un futuro la maquinaria de acondicionamiento de la planta alta del Palacio.

Palacio de Carlos V

Palacio de Carlos V

 

Palacio de Carlos V

Palacio de Carlos V

Palacio de Carlos V

Palacio de Carlos V

Museo de Artes y Tradiciones Populares, de Jaime Lorenzo

GEASYT realizó el proyecto de instalaciones para la rehabilitación del edificio en la calle Carlos Arniches 3 y 5 para Sede del Museo de Artes y Tradiciones Populares de la Universidad Autónoma de Madrid; un proyecto del arquitecto Jaime Lorenzo.

No hay fecha documentada de la construcción del edificio pero, a partir de la planimetría que se conserva, se puede limitar un margen entre 1828 y 1834. Levantado al sur del Matadero, sobre el Cerrillo del Rastro, el edificio constaba de planta baja, primera y un bajo cubierta abuhardillado, con habitaciones en planta alta y en la de buhardillas y cuadras y almacenes en la baja, en torno al patio central.

La estructura es de pórticos de madera y muros de entramado de madera con relleno y forjados de viguetas de madera, con la cubierta también de madera. Los soportes que elevan la zona de estancia sobre la de caballerizas ofrecen gran interés por su singularidad, al modo de un “caravasar”.

Se han introducido unas “chimeneas de luz” que sirven para iluminar y adjetivar puntos singulares y organizar el recorrido. Son elementos que traspasan los muros y forjados existentes dejando su estructura y construcción vistas y simbolizando el espíritu del museo: mostrar antiguas formas de hacer, de habitar, de construir… El sótano abovedado recoge una parte de los fondos del museo, en depósito abierto, y un aula divisible; el distribuidor, en el centro de la planta, recibe luz a través del fondo de la fuente-abrevadero del patio.

Finalmente, se ha considerado relevante conservar, integrado en el Museo, parte del edificio en su estado original a modo de recuerdo, tanto de su tipología constructiva como de su uso.

Museo de Cáceres, de Aranguren y Gallegos Arquitectos

El proyecto de adaptación del edificio para su nuevo uso museístico, en 1990, siguiendo el proyecto redactado por los arquitectos María José Aranguren y José González Gallegos, que fue premiado en la Bienal de Arquitectos Jóvenes Europeos de Francia, contó con la presencia de GEASYT como responsables del proyecto de instalaciones.

En el proyecto destaca la importancia del significado detrás de las actuaciones propuestas por los arquitectos, que aportan coherencia y dramatismo al espacio, conocido como La Casa de los Caballos:

El espacio heredado se recreará hasta dejarlo, aparentemente, en estado original, para posteriormente plantear una intervención con voluntad de contemporaneidad y que se basará en una búsqueda constante de sensaciones con pretendida carga poética, a través del establecimiento del contraste, de las diferencias: de lo antiguo frente a lo nuevo; la ruina y el vidrio; la madera y el metal; la oscuridad frente a la luz…

Y, en definitiva, como una imagen vale más que mil palabras, os dejamos con un vídeo sobre el museo con comentarios de los arquitectos, preparado como parte de DOMUSAE, Espacios para la Cultura, una exposición del Ministerio de Cultura que presentó los 57 proyectos arquitectónicos para usos culturales más relevantes de España.